One flew over Bangkok’s NEST

¿Qué fue primero: el huevo o la gallina? Una pregunta del estilo me hago cuando veo la cantidad de rooftop bars que hay en Bangkok: ¿hay tantos porque la gente va o la gente va porque hay muchos? No lo sé, pero ayer tuve que salir corriendo de unos de ellos…

Quedé para cenar con una amiga y una pareja de amigos suyos que acaban de llegar a Bangkok, con la intención de ir a un buen restaurante de comida thai, pero lo encontramos cerrado debido a la hora (en Bangkok se puede comer 24 horas, pero los restaurantes más “normales” suelen cerrar alrededor de las 10pm), y acabamos en Sukhumvit Soi 38, considerado uno de los mejores sitios de la ciudad para disfrutar de la famosa street food.

Después de cenar, por cosas que pasan en Bangkok cuando no estás atento a dónde te está llevando el taxi, acabamos en el Soi 11 en lugar del 55, donde queríamos ir. Nada grave, allí está Nest, un rooftop bar que nos gusta bastante. A la 1.45am estábamos pidiendo la segunda torre de mojito…

Mojito de sandía

Mojito de sandía

The following takes place between 2.00am and 3.00am (serie 24, recomendada)

“Hey, we close, you leave NOW”

Hacía ya un rato que los camareros y todo el personal del bar estaba recogiendo y esperábamos que en cualquier momento nos dijeran algo, aunque no de esas maneras, así que le dijimos que nos queríamos acabar lo que habíamos pagado y que enseguida nos iríamos. Estas palabras no tuvieron el efecto deseado y sólo consiguieron que el camarero se cabreara más, cosa que me pareció muy graciosa hasta que sacó el móvil amenazando con llamar a la policía si no nos íbamos del local.

“Tranquilo, que ya nos vamos, no hace falta que llames a nadie, pero te voy a dar dos consejos gratis: avisa a la gente media hora antes de cerrar, paro no tener estos problemas, y ofrece vasos de plástico para que quien no se haya acabado la bebida no tenga que tirarla”.

A pesar de que lo decía en serio, tal cual iban saliendo las palabras de mi boca me daba cuenta de lo irónico que parecía.

Nos dirigíamos al ascensor cuando vimos que el mismo camarero nos seguía con intención de hacernos fotos y manteniendo la amenaza de llamar a la policía. A ninguno nos hizo gracia la idea, pero por lo visto al chico que nos acompañaba le hizo menos gracia que a nadie, porque cuando se dio cuenta que le iban a hacer una foto, le soltó un puñetazo en la cara al camarero que lo dejó noqueado en el suelo y con la nariz sangrando. Así, ¡PAM! Como en las películas: una hostia y al suelo. Después del momento de shock y las miradas atónitas que intercambiábamos en el ascensor que nos llevaba a la calle, abandonamos el lugar de los hechos sabiendo que no podríamos volver en una buena temporada.

Por suerte no fue a mayores y la policía no llegó a tiempo, si es que finalmente la llamaron, porque tener incidentes con la policía es lo último que ha de querer un occidental en Tailandia.

One comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s