Timos

Timos en Bangkok II

“El Grand Palace (Palacio Real) está cerrado a mediodia”.  Esta afirmación, tan absurda como decir que la Sagrada Familia o el Empire State Building están cerrados, la utilizan los timadores alrededor del Grand Palace para intentar llevarse a los turistas a sus tiendas, con la excusa de “falta una hora para que abra, ven conmigo así haces algo este rato”.

Con el calor que hace en Bangkok, imaginarse una hora alrededor del Gran Palace, rodeado de grandes calles y sin apenas un sitio para tomar algo, hace que muchos turistas caigan en esta trampa sin plantearse lo absurdo que sería cerrar una atracción turística a mediodía.

El Grand Palace abre cada día de 8.30h a 15.30h y la visita dura alrededor de dos horas, por lo que cualquiera que acabe siendo víctima de esta estafa, es posible que luego no tenga tiempo de visitarlo, así que cuidado y ante la duda, ignoradlo o consultad internet / guía  o ¡pregunta vía comentario en este blog!

Timos en bangkok

Iba andando con un amigo hace unos días cuando se nos acercó un hombre tailandés, bien vestido y con un inglés más que correcto, preguntándonos de dónde éramos y a dónde íbamos. Decía ser profesor de inglés y nos estuvo informando de que ese día era fiesta nacional y de la gran suerte que teníamos de estar en Bangkok la única semana del año en que se abre el Templo de Wat Arun, uno de los más famosos de Tailandia. Insistió en que no fuéramos al MBK (centro comercial al que íbamos a comprar) porque estaba cerrado debido a la festividad, y que lo mejor que podíamos hacer era ir a ese templo, señalándonos todo el camino en un mapa e indicándonos amablemente el TukTuk que deberíamos coger allí mismo. Insistió en que cogiéramos ese, con los asientos negros porque “son los de verdad, los otros son un timo, mafia”.

La realidad es que no era festivo, el MBK no cierra ni por alerta roja, el templo de Wat Arun abre cada día de 8.30h a 17.30h y los TukTuk son todos la misma estafa. No hay que fiarse de nadie que ofrezca algo de manera aparentemente altruista en las calles de Bangkok, y a ser posible ignorarlos y no dar pie a nada. Juegan con ventaja, están en su terreno y aunque Tailandia es un país muy agradable, cualquier problema puede acabar costándote una buena cantidad de dinero.