reentry

Visados en Tailandia

Esta última semana está habiendo mucho revuelo entre la comunidad farang de Tailandia debido a la nueva política de inmigración que parece que está siguiendo el gobierno tailandés, así que voy a explicar un poco la situación actual por si hay alguien pensando en venir a Tailandia:

Hasta el 10 de mayo de 2014, a cualquier persona que llegara a Tailandia se le concedía un permiso de estancia de un mes a modo de turista. A partir de ese día, y dado que esta circunstancia facilitaba que la gente que quería estar más tiempo en el país pudiera hacerlo cruzando la frontera a un país vecino (Myanmar, Laos, Malasia o Camboya), aunque fueran 5 minutos, y volver a entrar a Tailandia obteniendo un nuevo permiso de un mes, esto ya no va a ser tan simple.

¿Qué pasa ahora?

La solución fácil y el consejo para cualquiera que vaya a ir de turismo a Tailandia, es conseguir un visado antes de viajar. Es un trámite muy fácil y normalmente permitirá la estancia de 2 meses en Tailandia con derecho a extenderlo 1 más una vez allí. Este visado, además, da derecho a pedir una re-entry al país en caso de que se quiera salir y volver a entrar durante la vigencia de este.

“Si sólo voy a ir unos días a Tailandia, ¿necesito el visado?”

No, de momento no es necesario el visado si sólo se va a estar unos días, aunque parece que ahora están empezando a dar permisos de 15 días en lugar de 30 a quien entra por tierra y tienen intención de hacer lo mismo para los que lleguen en avión a partir de agosto, así que hay que tener claro cuántos días se piensa estar en Tailandia. Además, hay que saber que mucha gente, una vez en Tailandia, se da cuenta de lo fácil y barato que es ir a Laos y Camboya, países con mucho por ver, y deciden pasar allí unos días. El problema de esto es que si el vuelo de vuelta a casa es desde Tailandia, corres el riesgo de que no te dejen volver a entrar si no tienes un visado en vigor (en este caso, con re-entry). Esto hará que tengas que ir a un consulado o a la embajada tailandesa en el país en el que estés y pedir el visado.

Esta circunstancia no debe asustar ni echar para atrás a nadie que tuviera pensado venir a Tailandia, pero sí recomiendo sacarse el visado, por eso de que “más vale prevenir que curar”.

Por favor, utilizad los comentarios para cualquier duda o sugerencia.

Inmigrantes, funcionarios y una máquina inútil

Este miércoles voy a China (Changsha) a la boda de Xu, así que esta mañana me ha tocado ir a inmigración a pedir un permiso de re-entry, necesario en caso de que quieras salir de Tailandia con visado en vigor y tengas intención de mantenerlo a la vuelta. El motivo real de esto ni lo sé ni me parece importante, pero me quedan dos meses de visado, así que he tenido que pasar por el aro y pagar 1000 baht (casi 25€).

El edificio central de inmigración en Bangkok está al lado de Lumpini Park, pero debido a las protestas que siguen teniendo este parque lleno de manifestantes, han trasladado todos los trámites a Major Hollywood Suksawat e Imperial World Ladprao (aquí he ido yo) o lo que es lo mismo, la otra punta de la ciudad desde Nana BTS, que es donde vivo.  Por suerte estos sitios están dentro de centros comerciales, así que no abren hasta las 10.30am, con lo que era fácil llegar a la hora de apertura y ser de los primeros en ser atendido. ¡Ja! Iluso. Iluso por ser atendido de los primeros, no por llegar a la hora, claro. Siete paradas de MRT, 50 baht de taxi, 40 minutos de viaje y a las 10am estaba en la puerta esperando a que abrieran y poder aprovechar el resto de la mañana. Pues bien, esto no es tan fácil si no sabes cómo van las cosas en este país.

Después de seguir las señales de “immigration” durante 5 plantas en un centro comercial prácticamente vacío, he llegado a las oficinas. Ya había más gente de la que podía imaginar y era todo bastante caótico, pero después de un rato preguntando he conseguido el formulario necesario y he ido a la maquinita a coger turno. El 101, y van por el 5. Genial, tengo a 96 personas delante y sólo hay dos ventanillas haciendo lo que necesito. Por muy rápido que vayan, no tardarán menos de 5 minutos en atender a cada uno, así que… “me voy a pasar aquí todo el día”. Casi dos horas más tarde he decidido irme a dar una vuelta por el centro comercial, no sin antes tener la brillante idea de coger otro turno, por si acaso se pasaba el mío. Qué gracioso ha sido ver que una hora después me ha tocado el 102. El turno siguiente al que ya tenía. Bien Javier, te has cubierto de gloria. Visto esto he preguntado a toda persona que se me cruzaba hasta que alguien me ha señalado a la señora cuyo único propósito en esta vida es sacar 100 números de la máquina a primera hora, ponerse lejos de esta, y repartirlos. Gracias a esto he perdido 3 horas, cuando probablemente podría haberlo hecho en media.

Novatada, no volverá a pasar.